Widget Image
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna

Sorry, no posts matched your criteria.

Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

Compliance: el aliado legal de las empresas

Conocido también como el cumplimiento regulatorio o normativo, el compliance es una disciplina que es cada vez más utilizada por las empresas. Se trata de una serie de procedimientos y buenas prácticas que permiten identificar y clasificar todos los posibles riesgos operativos y legales. De esta manera, se controlan, gestionan y previenen sanciones gracias al asesoramiento de expertos, que por lo general son del ámbito jurídico.

Por Isidora Catalán 

Distintos son los factores que pueden llevar a una empresa a tener riesgos legales; una de ellas es el desconocimiento de ciertas leyes. Para evitar algún tipo de sanción, cada vez son más las organizaciones que han abordado con seriedad cumplir con la normativa vigente. Frente a este escenario, el compliance es una herramienta que permite alcanzar ese propósito porque además de lo legal, se hace cargo de todo tipo de incumplimientos, ya sea regulatorios (lavado de dinero o libre competencia, por ejemplo), normas emitidas por organismos supervisores (Superintendencia), códigos de buenas prácticas relacionados a la industria y otros que regulen la conducta interna de la organización. Incluso de códigos éticos con los cuales la compañía se haya comprometido. En ese sentido, el asesoramiento que reciben las empresas debe ser adaptado a sus condiciones: tamaño, estructura, recursos, tipo de negocio y participación en el mercado. Así, se puede identificar, monitorear y alertar correctamente sobre los posibles riesgos, ya que estos pueden ser muy amplios y variar de compañía en compañía.

Jaime Barahona, abogado encargado del área de compliance del estudio Guerrero Olivos, explica que el objetivo del compliance es dar cumplimiento a todas las regulaciones respecto a las actividades económicas que desarrolla una empresa, desde las generales a las más especializadas.

¿Qué oportunidades se les presenta a las empresas con compliance?

Hay diversos incentivos para tomar medidas de compliance efectivas dentro de una empresa.

Jaime Barahona abogado encargado del área de compliance del estudio Guerrero Olivos

Uno muy importante, es que es una labor preventiva muy necesaria para detectar algún incumplimiento a las normas internas o a la legislación aplicable a dicha empresa. Al detectar o prevenir, se pueden evitar los riesgos legales de sanciones, de paralización de actividades, etc. Por tanto, son distintas las oportunidades que puede tener una empresa cuando ejerce una labor de compliance efectiva y eficiente.

¿A qué riesgos puede enfrentarse una compañía?

Son de distinta naturaleza, que puede llegar hasta la persecución penal por ciertos delitos atribuidos al incumplimiento normativo de materias laborales, ambientales, de libre competencia, etc. Ahora incluso hay una nueva legislación en materia de protección al consumidor. Entonces, el espectro es bastante amplio, por tanto, cada disciplina tiene que ser abordada por  expertos para enfrentar los riesgos y tomar las medidas para dar cumplimiento efectivo de la ley.

¿Qué recomendaciones sobre compliance suele dar a las empresas? 

Existen medidas que pueden adoptarse principalmente en empresas que operan a nivel multinacional, y la sugerencia es que sigan el compliance que las compañías están tomando afuera. En segundo lugar, tratar de cumplir con estándares internacionales y locales del país, para así entender cuando un compliance que se va a adoptar, sea efectivo y eficiente. También, tener un encargado de cumplimiento que tenga los medios suficientes, acorde con el tamaño de la empresa, para implementar medidas preventivas en conjunto con las áreas operativas o comerciales y con el apoyo de la auditoría interna o externa que pueda tener. Finalmente, revisar todas estas medidas con asesores externos, ya sean abogados o auditores, para que sean medidas eficientes, que puedan detectar los riesgos que han sido levantados y así evitar cualquier incumplimiento normativo.