Widget Image
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna

Sorry, no posts matched your criteria.

Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

Empresas con propósito

La discusión sobre el propósito corporativo y su importancia en los negocios se está instalando en los diferentes niveles de numerosas compañías en Chile. ¿Cómo podemos orientar este debate para que contribuya efectivamente a incrementar el valor de las empresas y su aporte a la sociedad?

Por Antoine Bradley

“El propósito corporativo no es solo un maquillaje de la misión o la visión de una empresa; es un alineamiento estratégico de cada organización con aquello que la sociedad demanda de ella y puede ser su principal motor de crecimiento”, señala Neil Davy, CEO de Corporate Citizenship , una consultora global especializada en el desarrollo de estrategias de sostenibilidad y responsabilidad corporativa. El ejecutivo, quien visitó Chile en un evento organizado por la Cámara Chileno Británica, explica cómo definir el propósito y por qué hoy las empresas deben poner mayor atención en su comportamiento con los diferentes actores de la sociedad y con sus propios empleados.

¿Por qué las empresas se deben detener especialmente en su propósito?

Tener un propósito, es decir una razón de existir, es fundamental para una empresa. Ayuda a establecer la naturaleza de sus actividades y como actúa con los actores del mundo exterior. También ayuda a los empleados de la organización a saber por qué trabajan allí y por qué deberían contribuir.

Hoy muchas organizaciones de diversos tamaños que hablan de tener un propósito social. El problema es cuando las empresas hacen estas declaraciones públicamente, pero luego se comportan de manera diferente, lo cual socava la integridad, la autenticidad y la credibilidad de esta declaración.

El desafío es demostrar este propósito no solo a través de la comunicación, sino que también en cómo se organizan, las decisiones internas, los productos y servicios que lanzan, y como actúan con el mundo exterior.

Si no hay una unión entre el propósito de una organización y los asuntos y organizaciones con los cuales se quieren comprometer, en algún momento fallará este compromiso

Neil Davy, CEO de Corporate Citizenship

 ¿Cuál debiera ser el primer paso para que una empresa comience a incorporar dentro de la organización el debate del compromiso corporativo y convertir este compromiso en acciones concretas dentro de la empresa?

Lo primero que una empresa se debe preguntar es: ¿por qué están haciendo lo que hacen?. Es decir, cuál es su propósito, y los ejecutivos deben estar conscientes de éste. Luego, cuando piensan en que iniciativas o temas se quieren enfocar y apoyar, deben preguntarse cómo y por qué eso se conecta a su propósito.

Si no hay una unión entre el propósito de una organización y los asuntos y organizaciones con los cuales se quieren comprometer, en algún momento fallará este compromiso. En cambio, si existe un vínculo fuerte, el proyecto será de largo plazo, más sostenible y potencialmente con más impacto.

¿Qué factores están influyendo en el hecho de que las empresas se están empezando a comportar de manera distinta respecto de lo que hacen y cómo lo hacen?

Ocurre una convergencia de varios factores. En primer lugar, las redes sociales tienen un papel enorme en destacar muy rápidamente algunas historias negativas que, en el pasado, las empresas habían podido esconder. Asimismo, estamos viendo el surgimiento de varias ONG y grupos de presión, que miran el comportamiento y el ethos de las empresas.  Por otro lado, los inversionistas también están pensando en cómo se pueden comprometer con negocios de una manera diferente. Surge entonces una narrativa diferente a nivel ejecutivo. Además, los empleados quieren ser parte de un negocio que opera de manera ética y responsable.

Los temas ambientales y de inmigración aparecen todos los días en la prensa. Por lo tanto, hay un amplio conjunto de tendencias que aparecen fuera del negocio y que están obligando cada vez más a las empresas a pensar de una manera diferente en cómo y dónde operan, y que influencia tienen sobre los varios actores.

¿A qué atribuye usted el aumento de las denuncias de malos comportamientos corporativos?

Creo que con la proliferación de las redes sociales nos estamos enterando de ellos más fácilmente y en una escala mucho más grande que en el pasado. Todo esto es muy bueno porque ayuda a contribuir a un debate más amplio entre los consumidores, la sociedad, los empleados, los gobiernos y las organizaciones, sobre cómo se comportan las empresas, como ellas contribuyen a la sociedad, y cómo operan como negocios sustentables y responsables.